Clorito de sodio – MMSS

¿Cuál es la composición del MMS?

El clorito de sodio (NaClO2), 28%, que es mezclado y activado por el ácido cítrico (el limón y el vinagre juegan el mismo papel), produce brevemente ácido cloroso (HClO2), que por oxidación se convierte en dióxido de cloro (ClO2).

El MMS consiste en un 28% de polvo de clorito de sodio disuelto en agua destilada. Dado que el polvo de clorito de sodio contiene sólo un 80% de clorito de sodio y no puede hacerse más puro y concentrado, el porcentaje real de MMS es del 22,4%.

El polvo de clorito de sodio está compuesto por un 80% de clorito de sodio y un 19% de sal de mesa (cloruro de sodio) y menos del 1% de otros elementos de sodio que se consideran no tóxicos. Web donde poder comprar clorito de sodio 25% y como usarlo.

El MMS (28% de clorito de sodio) produce dióxido de cloro (o dióxido de cloro: CLO2) cuando se mezcla con ácido cítrico. La razón por la que produce dióxido de cloro cuando se mezcla con el ácido es porque el ácido cítrico neutraliza la solución, o mejor aún, la hace ligeramente ácida.

La solución de MMS es normalmente extremadamente alcalina. Cuando se hace ácido, al añadirle ácido cítrico, se vuelve ligeramente inestable y comienza a liberar dióxido de cloro. Midiendo las gotas y el ácido cítrico, sabemos que se crean unos 3 mg (miligramos) de dióxido de cloro en aproximadamente 3 minutos.

Luego, cuando añadimos el jugo de manzana (u otro jugo sin vitamina C), se diluye la solución de modo que hay alrededor de 1 ppm de dióxido de cloro en toda la mezcla de jugo de manzana. jugo de manzana.

¿Cómo funciona el dióxido de cloro?

A diferencia del cloro, el dióxido de cloro desintegra las células enfermas por oxidación sin dañar las sanas. Transportado en el torrente sanguíneo, el dióxido de cloro atrae cuatro electrones cuando entra en contacto con una célula con un pH inferior a 7. Sin embargo, los parásitos, los hongos y otras células enfermas siempre tienen un pH bajo y una carga iónica positiva. Por lo tanto, todos se desintegran al igual que el ión de dióxido de cloro. Si no se encuentran células o sustancias que puedan desencadenar su acción, el dióxido de cloro se deteriora al perder uno o dos electrones. Esta pérdida permitirá al sistema inmunológico producir más ácido hipocloroso, que es esencial para combatir la enfermedad.

Una pequeña lección de química

El dióxido de cloro es un asesino de patógenos. Es un oxidante más fuerte que el oxígeno, pero no usa oxígeno. El dióxido de cloro «explota» al contacto en determinadas condiciones y permanece neutro en otras condiciones químicas. Es selectivo.

¿Qué queremos decir con «explota»?

Una explosión es simplemente una rápida reacción química, principalmente la oxidación, que libera energía. En la fórmula CLO2, dióxido de cloro,

hay dos iones de oxígeno. Entonces, ¿por qué estos iones de oxígeno no son utilizados por el cuerpo? Es porque tienen una carga negativa de 2.

Ya han completado su oxidación antes de llegar a esta posición. Ya no pueden oxidarse. Pero el cloro puede. Cuando el dióxido de cloro toca un patógeno o veneno de naturaleza ácida, acepta inmediatamente 5 electrones. Destruye todo aquello de lo que puede extraer electrones, y genera calor al mismo tiempo (esta acción se llama oxidación, incluso cuando no hay oxígeno involucrado).

El cloro, después de la explosión de la oxidación, también ha perdido su carga y se convierte en un cloruro, que es simplemente sal de mesa, que ya no tiene posibilidad de oxidarse ya que no tiene carga. No queda nada que pueda causar un efecto secundario. La idea básica es simplemente que el cloro y el oxígeno deben ser cargados al número correcto de electrones, o de lo contrario no pueden hacer su trabajo de oxidación.

Cuando el oxígeno no es capaz de oxidarse, no puede hacer el trabajo que el oxígeno hace en el cuerpo.

Así que lo que el clorito de sodio realmente hace por nosotros es que nos da dióxido de cloro, un elemento químico que es selectivo para destruir todas las cosas malas que puedan existir en el cuerpo. Cada diminuta molécula de dióxido de cloro tiene un enorme poder para destruir los elementos de los que puede tomar electrones.

El dióxido de cloro no dura mucho tiempo. Tiene demasiada energía concentrada en un pequeño volumen. Empieza a perder su energía después de unos minutos en el cuerpo.

En el cuerpo, cuando ha perdido parte de su energía, y por lo tanto ya no es explosivo (incapaz de oxidarse), puede entonces combinarse con otras sustancias. Hay muchas pruebas de que ayuda a fabricar mieloperoxidasa, un elemento químico que el cuerpo utiliza para fabricar ácido hipocloroso, que luego es utilizado por el cuerpo para matar patógenos y células asesinas. El dióxido de cloro es el único elemento que se sabe que tiene estas cualidades y puede tener estas acciones en el cuerpo sin causar efectos secundarios negativos.